Mis memorias.

El dramático testimonio de la única superviviente de un campo de exterminio que logró que se juzgara

Violeta Friedman nació en una pequeña ciudad de la región de Transilvania llamada Marghita (hoy Rumanía) en abril de 1930. De familia judía, su vida estuvo marcada, como la de millones de personas, por la trágica experiencia de los campos de exterminio nazis. Antes de cumplir los catorce años fue deportada, con otros miembros de su familia, al tristemente conocido campo de Auschwitz-Birkenau, del que tuvo la suerte de salir con vida. Relata en estas memorias su peripecia para cruzar las fronteras rumanas con destino a Canadá, su complicada vida matrimonial en Venezuela y su traslado a España con sus dos hijos. Lo que hizo de Violeta una mujer única fue su batalla judicial durante seis años contra el general nazi Leon Degrelle, fundador del Partido Rexista belga, exiliado en España, consiguiendo la victoria en el Tribunal Constitucional en 1991. Se convirtió en una activista contra el olvido, haciendo una brillante defensa de los derechos humanos y luchando contra toda manifestación de intolerancia, xenofobia, odio y fanatismo. Ella sabía que este libro daría continuidad a esa admirable labor: “Sé que mi voz se pierde en el ruido del tiempo, en el devastador ruido del tiempo. Con este libro espero que las nuevas generaciones puedan oír mi ruego: que ellas continúen mi trabajo. ¡Que no nos olviden!”.

Materia
Historia, Derechos Humanos
EAN
9788490970058
ISBN
978-84-9097-005-8
Páginas
192
Ancho
13,5 cm
Alto
21 cm
Fecha publicación
16-03-2015
Número en la colección
525
Edición en papel
16,50 € <<<Añadir al carrito

Violeta Friedman

  • Violeta Friedman

    Nació en una pequeña ciudad de la región de Transilvania llamada Marghita (Rumanía) en abril de 1930. De familia judía, su vida estuvo marcada, como la de millones de personas, por la trágica experiencia de los campos de exterminio alemanes. Antes de cumplir los catorce años fue deportada, con otros miembros de su familia, al tristemente conocido campo de Auschwitz, del que tuvo la suerte de poder salir con vida. Su peripecia para cruzar las fronteras rumanas con destino a Canadá, su problemática vida matrimonial en Venezuela y su venida a España con sus dos hijos le provocaron una fuerte crisis psíquica que consiguió superar gracias a una primera redacción privada de estas Memorias. Desde entonces, una dedicación cada vez más intensa a la lucha contra el olvido y una brillante defensa de los derechos a la dignidad en un juicio contra Léon Degrelle la llevaron a escribir estas Memorias que el lector tiene en sus manos. Violeta Friedman falleció el 4 de octubre de 2000.

    Ver más sobre el autor